Artistas, investigadores, estudiantes,… expondrán sus obras artísticas en el Parque de las Ciencias.

Contaremos con la participación de Estrella Fages, como artista invitada.

 

 Estrella Fages

http://www.estrellafages.com

Me llamo Estrella Fages  y soy ilustradora infantil. Durante los mas de 32 años que llevo dibujando libros para niños a menudo ha surgido el eterno debate si el arte deja de ser arte cuando busca una funcionalidad, forma parte de una industria o llega a la gente en formatos y técnicas que nada tienen que ver con los ortodoxos catálogos de un museo.

Mi trabajo ha sido básicamente dibujar para niños, con la única función de ser un apoyo en el  aprendizaje de los contenidos de primaria y secundaria. Mi obra nunca tuvo aspiraciones de ser obra única, sino que estaba concebida para ser reproducida y con este objeto debía someterse a unas condiciones muy concretas , con técnicas y materiales que reprodujesen a la perfección colores, líneas muy sencillas, en función de los niveles de aprendizaje para los que estaban dirigidos y con unas pautas previamente definidas por los equipos docentes que pensaban esos libros. A su vez el conjunto era un producto elaborado para venderse.

Esta discusión a lo largo de años ha ido surgiendo y nunca me he planteado si lo que hacíamos los ilustradores era arte en el sentido estricto de la palabra.

Tampoco me he cuestionado nunca las herramientas usadas: Hace muchísimos años, mediados de los años 80 se puso de moda el uso del aerógrafo y durante la década de los 90 era difícil que las editoriales aceptaran obra realizada con ordenador, porque igualmente se consideraba poco “artístico” aunque los resultados fueran igualmente válidos e incluso eliminaran problemas de reproducción en el proceso de fotomecánica.

Cuando me han definido como artista siempre me he convencido a mi misma que no soy yo quién debe valorar eso. A lo largo de estos años me he dedicado a ilustrar libros utilizando todo lo que me estimulaba a dibujar y desde el año 1994, en que accedo a entregar mis trabajos en formatos digitales con los sucesivos programas de dibujo, tabletas gráficas, pantallas, he sentido en este medio la misma estimulación que cuando he tocado papeles, acuarelas o pinceles en una papelería de material técnico.

Los materiales son un medio, las herramientas son para mi, otro medio para crear y contar historias y el motivo de esta exposición no busca ninguna funcionalidad mas que la de divertirme y dejarme llevar por esta necesidad de contar historias, crear personajes e interpretar la realidad.

En esta exposición, las lanas sustituyen a las acuarelas -o si nos movemos en el medio digital, a las tablas de color y de texturas-. Y lo que me ha estimulado a hacerlo es -además de mi propio perro-, lo mismo que me ha motivado toda la vida y que me hacía dibujar: Interpretar lo que observaba.

He creado 16 personajes con la única función de hacer sonreír y estimular la imaginación del que observa, para que invente o deduzca una historia dentro de un contexto concreto como es el de los paseantes de perros.

La utilidad educativa es algo que nunca me planteé desde el primer personaje y cuando se me propuso la exposición evité que estas posibles “cualidades” acapararan el objeto de la obra que no era otro sino recrear personajes con materiales como la lana, en tres dimensiones y que produjesen el mismo efecto (ternura, sorpresa…) que los personajes que he creado durante mas de 32 años, al principio sin apenas pericia ni oficio y a lo largo de los años a través de la práctica, sobre todo práctica.

Tampoco me cuestiono la pericia que hay en esta obra de lanitas y alambres  porque jamás había tocado una aguja de croché y he sido bastante negada con las manualidades ya que lo mío era dibujar desde el colegio. Para esta obra he tenido que aprender todo tipo de puntos para luego poder utilizarlos como recursos narrativos. Prácticamente he partido desde cero y eso ha sido tremendamente estimulante pero además si el que observa disfruta, sonríe y aprende algo sobre la relación que puede existir entre una persona y su perro, me sentiré igual de satisfecha, al igual que hoy, al mirar atrás, me siento reconocida por dos generaciones que aprendieron a través de mis dibujos a leer, a sumar e incluso a dibujar y que a lo largo de los años conservan libros míos por sus dibujos con un cariño tremendo que me hacen llegar.

Me llamo Estrella Fages, me gusta lo que hago, me divierto y jamás me he planteado si lo que hago es arte, artesanía o si formo parte de una industria.